Terras Gauda comparte los avances del proyecto Novaterra que promueve una viticultura más sostenible

Cincuenta profesionales e investigadores se reunieron en la bodega para intercambiar los conocimientos obtenidos y la experiencia práctica sobre soluciones más sostenibles para la protección de las plantas


El proyecto Novaterra es un estudio interdisciplinar con carácter internacional de cuatro años de duración que encara su recta final y que ha reunido en Bodegas Terras Gauda a 50 profesionales, entre investigadores, viticultores y responsables de empresas de España y Portugal. A través de esta iniciativa se busca avanzar hacia una viticultura más sostenible y promover la gestión del viñedo siguiendo criterios medioambientales.

La Plataforma Tecnológica del Vino junto con Feuga han organizado el encuentro para abordar los desafíos a los que se enfrentan y las soluciones halladas en este ámbito bajo el lema “Sembrando cambios en la gestión integrada de plagas para una viticultura más sostenible”. El foco se ha puesto en compartir los conocimientos adquiridos con los viticultores de la zona para ampliar el alcance de los resultados y que puedan poner en la práctica estas técnicas que reducen el impacto ambiental manteniendo la viabilidad económica de las cosechas.

El director enológico de Bodegas Terras Gauda, Emilio Rodríguez Canas, ha explicado que se ha demostrado la posibilidad de reducir la fertilización con nitrógeno hasta en un 30 % sin afectar ni a la cantidad ni a la calidad de la cosecha. Esta reducción se ha llevado a cabo mediante la aplicación de la tecnología Instinct–Optynite, tal como ha presentado la científica de campo e investigadora de CORTEVA agriscience, Raquel Abad. Se ha ensayado la implementación de cubiertas vegetales y márgenes florales para fortalecer el control biológico de las plagas, que pueden afectar a los viñedos. Asimismo, en una de las parcelas de ensayo se han probado biosoluciones contra el Mildiu, para evaluar la eficacia de estos tratamientos alternativos más sostenibles con respecto a los convencionales.

Para hallar nuevas estrategias de manejo del suelo que aumenten la biodiversidad y productos alternativos con menos químicos para la protección de las plantas se ha mantenido una estrecha colaboración con CORTEVA agriscience, otro de los socios de NOVATERRA para promover la viticultura sostenible.

Se ha llevado a cabo una demostración con el robot Modular-E, que ha demostrado su capacidad para cortar y recuperar biomasa del viñedo

El profesor e investigador del área de Microbiología en la Universidad de Burgos, Gonzalo Sacristán, y el docente y coordinador del Centro de Investigación de Montaña en el Instituto Politécnico de Bragança, José Alberto Pereira, han destacado que la incorporación de cultivos de cobertura y márgenes florales tiene varios efectos beneficiosos. Por un lado, el mantenimiento de la humedad y la temperatura del suelo; por otro, el aporte de nutrientes, la fijación de su estructura, y la contribución a la protección contra plagas. Estos beneficios han sido evaluados, utilizando datos recogidos del estudio realizado en el viñedo Aster, ubicado en la D.O. Ribera del Duero.

También se han llevado a cabo varias destacadas demostraciones prácticas, como la del robot Modular-E, desarrollado por INESC TEC. El dispositivo ha demostrado su capacidad para cortar y recuperar biomasa del viñedo, además de mostrar su potencial para incorporar estos materiales en compuestos biocompatibles. Los profesionales han coincidido en que, su uso, supondrá una revolución en la gestión y cuidado de los viñedos.

Presentación de los resultados finales
Las conclusiones finales del proyecto Novaterra se harán públicas en una conferencia final, que tendrá lugar los días 26 y 27 de junio en Barcelona. Este evento marcará el cierre de un período de colaboración intensiva y hallazgos significativos en pos de una viticultura más sostenible.

El proyecto, financiado por la Unión Europea a través del Programa Horizonte 2020 y liderado por el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA, en Cataluña), reúne a 19 socios de España, Portugal, Francia, Italia, Grecia y Bélgica. Con un enfoque tanto en la viticultura como en la olivicultura, busca reducir el uso de productos fitosanitarios y mitigar su impacto negativo en la salud humana y el medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *